La transformación digital, reto clave para la competitividad de las pymes europeas

La transformación digital, reto clave para la competitividad de las pymes europeas

  • Las instituciones nacionales de promoción KFW, Bpifrance, BGK, BBB, e ICO presentan en Bruselas los resultados de una encuesta conjunta realizada a 2.500 pequeñas y medianas empresas europeas sobre digitalización.
  • El 54% de las pymes consideran que la adopción de las nuevas tecnologías es necesaria para seguir siendo competitivas.

Las instituciones nacionales de promoción de Alemania (KfW), Francia (Bpifrance), Polonia (BGK), Reino Unido (BBB) y España (ICO), presentan hoy un estudio en Bruselas que analiza los retos que presenta la digitalización de las pymes europeas. Este estudio está basado en una encuesta conjunta realizada por primera vez a más de 2.500 pymes1 de los países participantes en el estudio "Encuesta Europea PYME 2019".

El segmento de la pequeña y mediana empresa es la piedra angular de la economía europea y crea una gran proporción del empleo total en Europa. Según muestra el estudio, las compañías analizadas presentan un sólido crecimiento y consolidan su competitividad tanto a nivel nacional como internacional. Cabe señalar que, por ejemplo, más de la mitad de las pymes activas a nivel internacional consiguieron una tasa de crecimiento de sus ingresos totales de al menos un 5% durante el último año, según muestra la "Encuesta Europea PYME 2019".

Los resultados del estudio señalan que para seguir siendo un agente fundamental de la economía europea, las pymes deben incrementar su inversión en digitalización. De media, entorno a un 54% de las pymes de Alemania, España, Francia, Polonia y Reino Unido consideran que la adopción de las nuevas tecnologías es necesaria para asegurar su competitividad futura. Además, alrededor de un 76% de las empresas consultadas asegura que la digitalización es una prioridad en su hoja de ruta.

Las actividades digitales en las que se embarcan las pequeñas y medianas empresas europeas son diversas, y van desde el comercio digital hasta el uso de archivos en la nube o las redes sociales. La facturación digital -usada por alrededor del 60% del total de las encuestadas- es la actividad más frecuente. Otras tecnologías más avanzadas están menos extendidas, pero presumiblemente irán ganando importancia: actualmente un 32% de las pymes europeas analizan big data para optimizar sus procesos de trabajo y el 20% hace uso de la inteligencia artificial. El 30% de las empresas expresa su intención de introducir este tipo de tecnologías en los próximos dos años.

Para que las pymes europeas profundicen su avance en el proceso de transformación digital, deben superar las barreras y afrontar los retos que representan cuestiones como la seguridad y la falta de una adecuada infraestructura digital.

Según el estudio, un cuarto de las pymes considera que la falta de opciones específicas de financiación dificulta su proceso de digitalización. Asimismo, señalan como otro de los desafíos la necesidad de incrementar las capacidades de los trabajadores en el ámbito digital (tanto entre sus propios empleados como entre en el conjunto del mercado laboral).

Si bien, aproximadamente el 38% de las pymes encuestadas consideran que la digitalización tendrá como resultado que algunas de las tareas que realizan actualmente queden obsoletas, la mayoría espera que el número total de empleados permanezca estable en el futuro o que incluso crezca.

Pymes españolas

Más concretamente en relación con la muestra española (500 pymes1), esta encuesta ha puesto de manifiesto que para las pequeñas y medianas empresas el proceso de transformación digital adquiere especial relevancia, como demuestra el hecho de que los gestores de las compañías encuestadas consideran la digitalización como una gran prioridad, por encima de lo que sucede en los otros países participantes en el estudio (39% en España frente a la media del 36%).

Este resultado es consistente con el hecho de que, sobre el total de empresas participantes en el estudio, la pyme española sea la que considera más importante el grado de digitalización (definiendo alta digitalización como la presencia en la empresa de tres o más actividades digitales). El resultado de la encuesta para pymes españolas refleja además una relación directa entre el avance en digitalización y la inversión en innovación e internacionalización en mercados exteriores, superando en algunos de estos ámbitos la media obtenida en alguno de los países participantes en el estudio a nivel europeo.

Las pymes españolas, en línea con lo que consideran sus homólogas del resto de países de la encuesta, consideran mayoritariamente que la digitalización tendrá un impacto positivo en su negocio. Para ello, las compañías españolas consideran que necesitan aumentar su formación específica (en un porcentaje del 59%) o incorporar nuevas tecnologías en sus procesos para mantener sus niveles de competitividad (56%).

Por otro lado, las pymes españolas encuestadas identifican la resistencia interna al cambio y los problemas de ciberseguridad como principales barreras que han de superar en su proceso de digitalización.

En una declaración conjunta, José Carlos García de Quevedo, presidente del Instituto de Crédito Oficial, Dr Günther Bräunig, Presidente de KfW, Nicolas Dufourcq, Director General de Bpifrance, Beata Daszy-ska-Muzyczka, Presidenta del Consejo General de BGK y Keith Morgan, Presidente del British Business Bank han afirmado que "La transformación digital representa un gran reto, de forma especial para las pequeñas y medianas empresas, que frecuentemente presentan más limitaciones financieras y de recursos que las grandes empresas. Por ello será una tarea fundamental para las instituciones nacionales de promoción, poner a su disposición instrumentos que les permitan superar estas limitaciones y afrontar con garantías su proceso de digitalización".

 

(1) En cada uno de los cinco países, en la muestra participan alrededor de 500 empresas no financieras con 20-249 empleados

 

VER INFORME EUROPEAN SME SURVEY 2019