Bonos y pagarés

Instrumentos para diversificar las fuentes de financiación empresarial

Contacta con nuestro Servicio de Atención al Cliente 

El ICO completa su catálogo de productos con instrumentos de financiación complementaria con el objetivo de que las empresas puedan diversificar las vías a través de las cuáles obtienen recursos para llevar a cabo sus planes de desarrollo y potenciar de esta forma su crecimiento.

Con el desarrollo de estos instrumentos, el ICO aporta valor añadido a la financiación empresarial, ampliando su oferta de productos y fomentando las fuentes de financiación complementarias.

  • Programa de compras de bonos y pagarés de empresa emitidos a través del Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF):  dirigido a facilitar a los emisores, especialmente empresas medianas y Midcpas, el acceso a financiación para cubrir sus necesidades de liquidez a corto y medio plazo.
  • Programa de compra de bonos corporativos: emitidos por empresas españolas que preferentemente estén certificadas como emisores responsables o que coticen en índices de sostenibilidad, facilitando a las empresas la financiación necesaria para acometer sus planes de inversión a medio y largo plazo.
  • Programa de compra de bonos proyecto: como instrumento de financiación especialmente vinculado a operaciones de financiación de grandes infraestructuras.

Tabla resumen datos compras de bonos y pagarés

 

  • Programa de compra de bonos de titulización: el ICO empezó su actividad como inversor en bonos de titulización en el año 2017, cuando el ICO aprobó un marco para la inversión en titulizaciones, de acuerdo con su Plan Estratégico. Dicho marco establece las características de las operaciones a considerar en cuanto a tipología de activos, calidad crediticia y plazo. El ICO requiere para su participación un compromiso explícito de la entidad originadora de generar nueva financiación a empresas y autónomos en España. De esta forma, se asegura que el impacto de la inversión de ICO revierte en nueva concesión de crédito en general, y de crédito dirigido al tejido productivo, en particular. En 2020 el ICO invirtió en 5 bonos de titulización por un importe de 303 millones de euros.