Entrevista a David Zabala

CEO de  EKOMODO

En EKOMODO convierten los residuos en recursos o materia prima, consiguiendo que una botella de plástico - que tardaría más de 500 años en degradarse se convierta en 20 kilómetros de hilo de poliéster que darán vida a preciosos artículos de moda y decoración. En ICO nos sentimos especialmente orgullosos de saber que nuestras Líneas ICO han contribuido al éxito de esta empresa.

Hablamos con David Zabala, CEO de Ekomodo para que nos cuente como surgió este bonito proyecto y conocer todos los detalles de su empresa.

¿Cómo nace EKOMODO? ¿Qué relación tenéis con la empresa Eko-REC?

La empresa EKOMODO nace como proyecto intraemprendedor en el departamento de Innovación del Grupo Eko-REC, una compañía referente internacional en reciclaje y economía circular, al ser la única de Europa que recicla botellas de plástico PET y, en las mismas instalaciones, las convierte en diferentes productos industriales, tomando parte en varias fases de la cadena de valor. El equipo promotor de EKOMODO identificamos la oportunidad de cerrar aún más el ciclo del residuo, convirtiendo esa fibra que se fabricaba en Eko-REC en productos que la gente pueda usar en su día a día... y hacerlo, además, apostando por el diseño y la funcionalidad, que adquieren un rol clave cuando hablamos de productos sostenibles.

¿Qué cantidad de residuos puede transformar Eko-REC en un día? ¿Qué tipo de subproductos comercializa? ¿Cuál es vuestro producto estrella?

Eko-REC recicla alrededor de cinco millones de botellas de plástico cada día. Botellas que después se transforman, en las mismas instalaciones, en lámina reciclada (para hacer envases reciclados y reciclables), y en una fibra textil reciclada (para el sector de la automoción y moda). Esa fibra es precisamente la que utilizamos en EKOMODO para elaborar productos sostenibles y con estilo que las personas puedan usar en su día a día.

¿Nos puedes resumir brevemente cual es el proceso por el que pasa una botella de agua hasta convertirse en un nuevo producto textil? ¿Este tipo de procesos tiene algún impacto medioambiental?

La botella de plástico, desde que se deposita en el contenedor amarillo, sigue las siguientes fases hasta convertirse en un nuevo producto textil: primero pasa por un proceso de selección de materiales, donde se separan los diferentes plásticos del contenedor. A partir de ahí, la fracción PET (polietileno de tereftelato, el plástico que lleva el símbolo número uno) llega a plantas de reciclaje como Eko-REC, donde se hace otro proceso de selección y se tritura al completo. Una vez triturada la botella, se obtiene lo que se conoce como "escama de PET" o "flake", que son pequeños trozos del cuerpo de la botella que se lavan, se secan y se convierten en materia prima para nuevos procesos industriales. Estas escamas de botellas, a continuación, se funden y se convierten en un hilo textil. El hilo se convierte en tejido, y el tejido se convierte en prenda. Si bien cualquier actividad industrial tiene impactos ambientales, lo cierto es que con el reciclado de botellas PET, además de darle una segunda vida al producto (o tercera, o cuarta,...), en el proceso industrial posterior se consume un 20 % menos de agua, un 50 % menos de energía y se contamina un 60 % menos. Por poner un ejemplo más concreto, por cada 150 cazadoras fabricadas con plástico reciclado, se ahorran 190 litros de petróleo y se evita la emisión de media tonelada de gases tóxicos.

Para cualquier empresa del ámbito de la economía circular la investigación, el desarrollo y la innovación son apuestas muy importantes, está claro que para EKOMODO y EKo-REC estas áreas del negocio son claves ¿Cuánto tiempo y recursos tiene que invertir una empresa en I+D+I para obtener resultados rentables?

Para nosotros la innovación está en la mirada y en la actitud con la que afrontamos los retos que se nos plantean. La tecnología siempre viene después. Eko-REC nace en el año 2012 y desde 2015 lleva apostando por la innovación (en productos, en procesos, en modelos de negocio...). Y es precisamente fruto de esta apuesta como nace EKOMODO, uno de los proyectos más ilusionantes y de mayor proyección de la compañía. Respecto a cuánto tiempo y recursos tiene que invertir una empresa para conseguir resultados, la respuesta es que no hay una fómula mágica, pero de lo que sí estamos seguros es que no se conseguirán resultados rentables si en los ingredientes de la fórmula de la innovación no se incluye a personas de talento, pues no existen las empresas innovadoras, sino personas innovadoras en empresas que les dejan hacer ;y si no se incluye un propósito que vaya más allá de ganar solamente dinero: un propósito centrado en aportar valor, no solo valor económico (que es fundamental y necesario), sino también valor social y medioambiental.

Como usuarios de las líneas ICO ¿qué ventajas creéis que ofrecen a los empresarios?

Por muy buenas ideas y muy buen equipo que tengamos, lo que realmente se necesita para innovar es una buena ejecución, y para ello es imprescindible contar con los recursos que sean necesarios. En este sentido, las líneas ICO son para nosotros un gran apoyo para el desarrollo de proyectos emprendedores y de innovación. Nos ayudan a conseguir un buen equilibrio entre financiación e inversión, y además presentan plazos de amortización muy ventajosos.

¿Qué tipo de productos fabricáis en EKOMODO? ¿Qué características tiene un EKOMODO? ¿Cuál es su valor añadido?

En EKOMODO convertimos residuos en accesorios de diseño y sostenibles, como bolsas de tela, estuches, fundas de ordenador, fundas de Tablet o portadocumentos. Todos nuestros productos están elaborados con materiales sostenibles, 100% reciclados y reciclables; de manera local y en talleres sociales, generando empleo para personas en riesgo de exclusión social. En principio están orientados a las personas, pero también trabajamos en colaboración con empresas y eventos para fabricarles productos de diseño 100% personalizado, elaborados incluso con sus propios residuos. En este sentido, hemos trabajado con organizaciones de renombre como Schweppes Suntory, CAF, Ihobe, el Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Guipúzcoa y muchos más.

El principal valor añadido de nuestros productos, más allá de que son bonitos y funcionales, es que ayudan a la gente a crear un mundo mejor con estilo. Ayudan a emitir el mensaje de que, juntos, podemos cambiar las cosas. Y que podemos hacerlo sin renunciar al estilo y a la elegancia. En definitiva, que son buenos para ti, buenos para los demás¿ y que son buenos para el planeta.

Está claro que la persona que compra un EKOMODO, participa de vuestra filosofía y quiere colaborar en crear un mundo mejor. Vosotros ya habláis de una COMUNIDAD EKOMODER ¿Qué canales de distribución utilizáis para vender vuestros productos y en qué porcentaje?

EKOMODO, más que una marca, es una filosofía, un estilo de vida. Y, efectivamente, tenemos una gran comunidad de personas que nos acompañan y a los que siempre tratamos de ayudar a seguir creando un mundo mejor con estilo. Nuestro canal de distribución principal es la página web, la tienda online, (la cual supone más del 90% de nuestra venta a personas), aunque también vendemos algo en redes sociales y estamos empezando a entrar en tiendas físicas selectas, que compartan nuestra filosofía. Dado el rápido crecimiento y el interés que está mostrando la gente, en el futuro tenemos la intención de abrir también tiendas físicas propias.

Tal y como explicáis en vuestro manifiesto "El futuro que queremos se construye con nuestras acciones diarias". Desde Ekomodo lo demostráis día a día con vuestra propia actividad empresarial, pero además practicáis un activismo muy intenso en defensa del medioambiente. ¿En qué tipo de campañas de concienciación participáis?

Siempre decimos que nuestra mayor campaña de concienciación son nuestros productos y las personas que los llevan y abanderan el movimiento. Y es que, nuestros productos, aunque sean bonitos y útiles, en realidad son una excusa para transmitir 3 mensajes claros: que los residuos son recursos, que los productos reciclados pueden ser mejores y más bonitos que los que no lo son; y que cada uno de nosotros tenemos un gran poder para, en nuestro día a día, generar impactos positivos en nuestro entorno.

Además de eso, organizamos proyectos o campañas puntuales de sensibilización. El más reciente fue el pasado diciembre: unimos fuerzas con la empresa BASK y el Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Guipúzcoa para crear el proyecto #IzanAldaketa (Seamos el cambio, en castellano), con el objetivo de acercar a la gente el problema de los residuos de una manera constructiva, mostrando que cada uno puede ser parte de la solución. Involucramos a más de 500 personas, recogimos más de 2.000kg de basura en zonas costeras y ríos de Guipúzcoa y transformamos las botellas de plástico recogidas en productos EKOMODO para los voluntarios.

Por ultimo ¿Cuáles son vuestros planes de futuro más inmediatos? ¿Qué nuevos proyectos pensáis abordar?

Nuestros planes de futuro más inmediatos pasan por ampliar nuestro catálogo, apostando por un lado por el diseño de productos como mochilas, fundas de gafas o bolsos ;y apostando por otro lado por el I+D para el desarrollo de materiales sostenibles innovadores a partir de residuos. Además de eso, otro de nuestros focos será el de penetrar más en el mercado nacional (con distribuidores minoristas, fundamentalmente), ampliar la red de clientes B2B y paulatinamente abrir nuevos mercados. Acabamos de nacer, como quien dice, y nos queda mucho por explorar.Reportaje de Maria Cuesta para la 1 de RTVE

Reportaje de Maria Cuesta para la 1 de RTVE

Instituto de Crédito Oficial (ICO) - Paseo del Prado, 4 - 28014 Madrid @ICOgob

Atención al cliente: 900 121 121

Copyright ©2021 - Aviso Legal