ICO Exportadores 2018

¿Qué modalidad de contrato de financiación suscriben el cliente y la Entidad de Crédito?

El cliente y la Entidad de Crédito podrán acordar libremente la modalidad de contrato en base a la que aquél obtendrá la financiación. Podrán formalizar un préstamo o una línea de crédito. En el caso de anticipo de facturas, además de los contratos anteriores, podrían suscribir un descuento comercial, un factoring, etc.

¿Puede obligar la Entidad de Crédito a ceder el derecho de crédito para operaciones de anticipo de facturas?

La entidad puede exigir, en todo caso, las garantías que estime necesarias para conceder la financiación. Entre las garantías que podría solicitar al cliente, se encuentra la cesión del derecho de crédito.

 

¿Qué datos mínimos requerirá la Entidad de Crédito para estudiar la concesión de operaciones de prefinanciación?

Además de otra documentación que la Entidad de Crédito  requerirá para su estudio, el cliente deberá aportar el documento justificativo de la exportación que deberá contener, al menos, la siguiente información:
 
  • Identificación del comprador
  • Destino del envío o lugar de entrega del bien
  • Importe de venta del bien 
  • Identificación del bien 
 

¿Es posible solicitar el adelanto de las facturas de cualquier deudor extranjero?

No hay limitación por país del deudor, salvo que éste hubiera sido sancionado por la Office of Foreign Assets Control (OFAC) (www.ustreas.gov/offices/eotffc/ofac ). 

 

 

¿Es posible solicitar el adelanto de facturas en divisas a través de ICO Exportadores?

Aunque la operación siempre se formalizará en euros, se puede adelantar el cobro de facturas en divisa diferente a euros, teniendo en cuenta el tipo de cambio vigente en cada momento.

En caso de anticipo de facturas ¿qué porcentaje de la factura se puede adelantar? Y en el caso de prefinanciación para cubrir los costes de producción del bien objeto de exportación ¿qué porcentaje podría financiarse?

Se podrá financiar hasta el 100% del importe de la factura, o hasta el 100% del importe de venta de los bienes siempre que no se supere el importe máximo de 12,5 millones de euros de saldo vivo por cliente y año, en una o varias disposiciones.