Newsletter ICO | Noticia
Logo ICO

Newsletter ICO

Nº 13 marzo 2016

Entrevista a Juan José Villarín y Barbara Diz

" La participación del ICO en un proyecto tiene un efecto catalizador y da estabilidad a la estructura financiera"

La actividad de financiación directa del ICO se definió y concretó en 1988. En estos casi 30 años el Instituto ha participado en la financiación de los grandes planes de desarrollo que se han realizado en España y ha respaldado a las empresas españolas en sus proyectos internacionales. El impulso de estos grandes proyectos, junto a las líneas de financiación desarrolladas específicamente para las pymes, ha contribuido de forma notable a la modernización y competitividad del tejido empresarial español.

A través de los programas de financiación directa, el ICO ofrece un abanico de soluciones financieras a medianas y grandes empresas. El Instituto participa en los préstamos y colabora en la estructuración de operaciones, compartiendo el riesgo de crédito con la banca comercial y manteniendo el principio de complementariedad. Desde que el ICO comenzó a conceder este tipo de financiación ha distribuido líneas de crédito para infraestructuras y para el desarrollo del sector empresarial español por importe de más de 40.000 millones de euros, con unas tasas de rentabilidad muy competitivas. 

Bárbara Diz y Juan José Villarin, responsable de las áreas de Financiación Corporativa y Reestructuraciones y de Financiación y Avales Internacionales nos explican cuál es la aportación del ICO en este tipo de operaciones, cómo han evolucionado los programas de financiación directa y cuál es su valor añadido.

¿Qué tipos de proyectos financia el ICO, qué modelos de financiación se utilizan y bajo qué premisas?

Juan José Villarín: A día de hoy lo que ofrecemos es una modelo de financiación global. En términos de producto, el ICO tiene una visión de 360º, lo que nos permite respaldar a las empresas en todas sus necesidades financieras: préstamos corporativos, Project finance, avales técnicos, préstamos puente, fondos de capital riesgo específicos, esquemas de tax lease, etc.

Bárbara Diz: A nivel nacional se gestionan préstamos corporativos para empresas españolas, cuyo destino es principalmente financiar proyectos de inversión, tanto en España como en el extranjero, si bien actualmente la mayor parte de la cifra de negocio e inversión de nuestros clientes se genera fuera. Esto hace que nuestra actividad esté muy ligada a la expansión geográfica de los promotores españoles. En todo caso, lo que se intenta es cubrir toda la secuencia de necesidades financieras de las empresas. Hay una parte más de especialización, sobre todo en términos de producto - esto es, Project Finance y garantías internacionales -  y por otra parte están los préstamos corporativos nacionales, que tienen un propósito genérico y que permiten a las compañías graduar su financiación en función de sus necesidades.

¿Hay grandes diferencias entre los tipos de proyectos y las necesidades de financiación de las empresas desde que el ICO comenzó con sus programas de financiación directa hasta ahora?

JJ.V: En todo este tiempo se ha mantenido una característica distintiva: el ICO ha sido y sigue siendo capaz de adaptar sus productos a las necesidades de cada momento. Con esta premisa hemos adaptado los productos existentes y hemos diseñado y puesta en marcha otros nuevos que el mercado demandaba.

Se han creado varios productos nuevos. El programa de Garantías Internacionales ha sido uno de nuestros proyectos más relevantes. Es un programa esencial para que las empresas españolas puedan acceder a licitaciones internacionales. A día de hoy esta necesidad está bien cubierta por la banca comercial pero, en todo caso, si fuera necesario, el ICO dispone de las herramientas necesarias para abrir líneas de avales a empresas o bien garantizar los avales emitidos por la banca española en el exterior.

En esta línea de innovación, el año pasado se cerró un préstamo global con BNDES, el banco de desarrollo de Brasil. BNDES tenía muchos proyectos con participación española, pero que requería de inversiones fuertes con plazos de amortización muy largos, por lo que el banco necesitaba un fondeo a largo plazo. Ese fondeo se lo proporcionó el ICO. Les prestamos dólares a 15 años y a cambio BNDES presta en moneda local para el desarrollo de proyectos con interés español. Como nosotros no tenemos acceso a financiación en moneda local, de esta forma conseguimos que los proyectos españoles en Brasil dispongan de la financiación necesaria.

B.D.: De hecho en España queremos replicar el esquema de BNDES con bancos españoles. La finalidad del ICO es sin duda ayudar a las empresas, pero también colaborar y complementar a la banca comercial. El modelo que estamos a punto de implementar es un fondeo a bancos españoles para que a través de ellos lleguen los fondos a las empresas españolas, en este caso no para las pymes como sucede en Mediación, sino también para la financiación de grandes proyectos.

¿Cuál es el valor añadido que aporta el ICO?

B.D: El valor añadido que aporta el ICO en este tipo de financiaciones se fundamenta en tres aspectos: apoyo institucional y reconocimiento en el exterior, financiación a largo plazo y financiación en moneda local en ciertos países de difícil acceso.

El primer aspecto es esencial. El mensaje de apoyo que se envía con la participación del ICO en un determinado proyecto es muy importante, tanto para los licitadores como para el mercado. Esto ha tenido especial importancia por ejemplo en esquemas de financiación como el tax lease para la construcción de buques, donde el apoyo de ICO ha generado un claro efecto catalizador y ha supuesto un pilar fundamental para el sector naval español, tan intensivo en empleo. El mensaje institucional es más importante aún para los proyectos que se desarrollan en el extranjero. Que un promotor cuente con la financiación del ICO es una garantía para la administración pública extranjera que licita ese contrato, porque le certifica que dispone de una fuente de financiación segura y a largo plazo.

JJ.V: Otro de las cuestiones diferenciadoras es la posibilidad de prestar a un plazo más largo que la banca comercial. Este tema es muy importante, puesto que los países en desarrollo requieren financiaciones a largo plazo. El desarrollo de infraestructuras requiere de volúmenes de inversión muy elevados, que solo se pueden amortizar a largo plazo.  El ICO, como banco de desarrollo, puede ofrecer esa financiación porque dispone de un fondeo muy bueno a esos plazos al contar con la garantía soberana.

Finalmente, el tema de la financiación en moneda local también es un valor diferencial, como señalábamos anteriormente. En definitiva, la participación del ICO tiene un efecto catalizador, para que otras entidades entren en el proyecto y da estabilidad a la estructura financiera, porque al poder prestar a largo plazo se da al proyecto mucha más continuidad.

En estos casi 30 años, el ICO ha participado en la financiación de proyectos emblemáticos para el desarrollo de la economía y ha contribuido a que las empresas españolas tengan una gran presencia en el exterior. ¿Cuáles han sido los más relevantes?

B.D: A nivel nacional más que proyectos concretos lo más destacado ha sido la participación del ICO en planes de desarrollo integrales. Por ejemplo, ha sido fundamental para el desarrollo de las principales infraestructuras, carreteras. También hemos participado de forma muy activa en proyectos de obra social como hospitales. Y no nos podemos olvidar del desarrollo de proyectos de energías renovables en España, donde el ICO fue el encargado de aportar el apoyo institucional a este tipo de financiaciones en el momento de auge del sector, habiendo participado en el periodo 2006-2012 en más de 80 operaciones principalmente para la construcción de parques eólicos, fotovoltaicos y plantas termosolares.

JJ.V: A nivel internacional la financiación en moneda local fue un tema muy novedoso. No obstante, el ICO ha participado en proyectos de gran envergadura. El año pasado participamos como financiadores en el proyecto de construcción del metro de Lima. Se trata de un plan de gran importancia, tanto por el impacto en el desarrollo socio económico de la capital de Perú, como por el volumen licitado. De hecho, ha sido premiado por la revista Project Finance Internacional, que cada año reconoce los proyectos con financiación estructurada más complejos e innovadores, segmentados por industria y región.

Actualmente, ¿qué es lo que más demandan las empresas españolas y cómo se está adaptando el ICO a estos requerimientos?

B.D: En España en estos momentos lo que más se demandan son los préstamos corporativos. El Project finance es un modelo de financiación que está muy bien casado, pero que requiere mucho tiempo para su estructuración y cierre de las operaciones. Tal como y están los precios actualmente las compañías prefieren tener un préstamo corporativo a un tipo asequible que se cierre relativamente rápido.

JJ.V: En la financiación internacional lo que se demanda, por el contrario, son Project finance porque los países a los que se dirigen las inversiones españolas, fundamentalmente Latinoamérica y África, son países en desarrollo que requieren la construcción de infraestructuras y energía. Este tipo de proyecto se financia generalmente con Project finance.

Respecto a la adaptación del ICO, como decíamos anteriormente, hemos intentando ajustar nuestros productos a las necesidades de cada momento. En este proceso de adaptación hemos aprendido que el momento de crear nuevos productos no es cuando existe la necesidad, sino que hay que hacerlo con previsión. Es necesario tener un catálogo de productos que cubra la mayor parte de necesidades que pueda tener la empresa, hay que ser capaces de ser previsores y adelantarse.

¿Cuáles son los ejes estratégicos sobre los que se va a basar la actividad de financiación directa a corto y medio plazo?

JJ.V: En 2014-2015 se implementó una estrategia de vuelta a la financiación de grandes proyectos que promuevan la imagen de España en el exterior y tengan, asimismo, un efecto arrastre en la internacionalización de las pymes que acompañan a las grandes empresas españolas en el desarrollo de sus proyectos de inversión. Esta estrategia de apoyo pasa por impulsar la salida al exterior mediante financiación corporativa de sus planes de negocio y financiar proyectos fuera, especialmente en Latinoamérica, en colaboración con banca y Administraciones extranjeras.

B.D: En el ámbito nacional nuestro objetivo es mantener la base sólida de cartera que tenemos y seguir trasladando el mensaje de apoyo institucional dentro de los grandes préstamos sindicados. También esperamos participar muy activamente en la implantación del Plan Juncker, de la mano del BEI y junto a otros bancos públicos europeos, con prioridad en proyectos con alto potencial de creación de empleo y de crecimiento, sobre todo en infraestructuras de transporte y energéticas, incluidas las energías renovables.

« Volver a Newsletter

Instituto de Crédito Oficial (ICO) - Paseo del Prado, 4 - 28014 Madrid - Tel.:91 592 16 00

Atención al cliente: 900 121 121

Copyright © 2016 Aviso Legal