Newsletter ICO | Noticia
Logo ICO

NEWSLETTER ICO

Nº 10 Marzo 2015

La actividad financiera del ICO

Desde su creación en 1971 la imagen y actividad del ICO están muy ligadas a la financiación empresarial. Hablar del ICO es, sobre todo, hablar de financiación a pymes, pero también de participación en grandes proyectos de inversión y de apoyo a las empresas en su expansión exterior. No obstante, para poder llevar a cabo estas actuaciones es fundamental contar con un sistema de financiación que permita obtener los recursos necesarios a unos tipos de interés competitivos.

Hay varias características esenciales para entender y enmarcar  la actividad financiera del ICO. La primera es que no se financia a través de los Presupuestos Generales del Estado, sino en los mercados de capitales nacionales e internacionales, donde es un emisor de referencia. Asimismo, los instrumentos de deuda emitidos por el ICO cuentan con la garantía del estado; los Presupuestos Generales del Estado marcan el límite de endeudamiento para cada año; no se captan depósitos minoristas y la deuda del ICO tiene el mismo tratamiento que la deuda pública cuando la captación de fondos se realiza en el extranjero.

La política de financiación que cada año se diseña y se ejecuta desde el ICO tiene como objetivo principal captar financiación en los mercados de capitales, tanto para gestionar el balance como para la producción de nueva actividad y, de forma complementaria, administrar su liquidez. En la actualidad, el ICO es uno de los emisores más activos y conocidos en los mercados internacionales de capitales, aspecto que tiene especial importancia si tenemos en cuenta que hasta mediados de la década de los 90 su presencia en estos mercados era apenas residual. Puede decirse que uno de los aspectos que mejor refleja la transformación que ha experimentado el ICO en sus más de 40 años de historia es el cambio en su sistema de financiación.

Evolución del sistema de financiación del ICO

Este cambio en el sistema de financiación se produce tanto por modificaciones legales que afectaron de forma profunda a la actividad del ICO, como por la adaptación a la evolución de los mercados y sus requerimientos. 

En sus inicios, el sistema se basaba en la financiación pública de carácter privilegiado. El procedimiento en torno al que se articulaba este sistema eran las denominadas "cédulas para inversores", emitidas por el Tesoro y cuya suscripción era obligatoria para todos los bancos. Una vez captados los fondos, el importe de las cédulas se utilizaba para financiar el crédito oficial.

El segundo hecho se produjo dos años después, en 1988, a partir de la aprobación de la Ley de Presupuestos Generales del Estado para ese año. La citada Ley provocó un cambio institucional en el ICO y de estructura financiera. A partir de ese momento, el ICO, como titular de la Banca Pública, comienza a financiar su actividad mediante la captación de fondos en el mercado.

La reorganización de la Banca Pública en 1991 es el tercer acontecimiento que cambia profundamente la estructura y funciones del ICO. Deja de ser la cabeza del holding que formaba la Banca Pública y asume las funciones de Banco Público y Agencia Financiera del Estado.

En 1995, el Real-Decreto Ley 12/1995, de 28 de diciembre, recoge la nueva regulación del ICO. Posteriormente, el Real Decreto 706/1999, de 30 de abril, aprueba los estatutos del ICO y completa su ordenación. Ambas normas  clarifican sus funciones y establecen dos pilares básicos en su actividad financiera: el principio de equilibrio financiero que debe regir su actividad, y  la garantía del Estado para las deudas que contraiga el Instituto en  la captación de fondos.

Estas modificaciones jurídicas se traducen en cambios en la operativa y en las fuentes de financiación del ICO, que serán especialmente significativas a partir de la segunda mitad de la década de los 90. En la primera mitad, en la estructura del pasivo siguen conviviendo emisiones de pagarés, bonos para el mercado minorista e inversores institucionales. Se trata de fuentes de financiación mayoritariamente de carácter doméstico.

Es a partir de 1995 cuando se impulsa de forma clara la sustitución de unas fuentes de financiación por otras y lo que marca el inicio de lo que serán los fundamentos de su actividad financiera en el futuro: por una parte se incrementa la financiación a través de recursos de mercado en detrimento de la financiación especial, y por otra se incrementa de forma considerable la captación de fondos en los mercados internacionales. Estos cambios se materializan en el lanzamiento del primer programa de "EMTN" (Euronotas) en 1996, lo que representa un hito en el modelo de financiación, ya que supone acudir a los mercados exteriores de forma regular, estructurada y bajo un programa estandarizado de emisión.

A partir de ese momento la emisión de valores en los mercados exteriores crece de forma exponencial. El ICO se consolida definitivamente como emisor en los mercados internacionales a partir del año 2000. Esta consolidación se basa tanto en los volúmenes de las emisiones, como en la especialización, derivada de la apertura de nuevos mercados a través de programas específicos, como el Programa Canguro creado en 2005. A esto hay que añadir las emisiones recurrentes en diferentes monedas destinadas a incrementar la base inversora.

« Volver a Newsletter

Instituto de Crédito Oficial (ICO) - Paseo del Prado, 4 - 28014 Madrid - Tel.:91 592 16 00

Atención al cliente: 900 121 121

Copyright © 2015 Aviso Legal