El Museo ICO acoge la exposición Miguel Fisac y Alejandro de la Sota: "miradas en paralelo"

El Museo ICO acoge la exposición Miguel Fisac y Alejandro de la Sota: "miradas en paralelo"

Exposición "Miradas en paralelo" de Fisac y De la Sota en el Museo ICO

Con motivo del centenario del nacimiento de Miguel Fisac y Alejandro de la Sota, el Museo ICO ha organizado una exposición conjunta, inaugurada ayer, de dos de los arquitectos españoles más importantes de la segunda mitad del siglo XX. La muestra se podrá visitar en el Museo hasta el 16 de febrero de 2014.

Miguel Fisac y Alejandro de la Sota fueron dos grandes maestros, reinventaron la arquitectura moderna española y sus importantes edificios han servido de referencia a varias generaciones de arquitectos del país. Empezaron su trabajo recién acabada la Guerra Civil, reivindicando el lenguaje del Movimiento Moderno frente a la arquitectura historicista del régimen, y acabaron sus vidas con exploraciones muy personales. Con motivo del centenario del nacimiento de Miguel Fisac y Alejandro de la Sota, el Museo ICO organiza una exposición conjunta de dos de los arquitectos españoles más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Nacidos ambos en 1913, Miguel Fisac y Alejandro de la Sota fueron coetáneos y empezaron sus estudios de arquitectura a mediados de la década de 1930. Manchego uno y gallego el otro, los dos establecieron su despacho en Madrid en la década de 1940, en un momento en el que el Régimen de Franco desechó el Movimiento Moderno que había prendido en Europa para imponer un clasicismo de corte imperial y una vuelta al localismo y el regionalismo en la arquitectura española del que cada uno escapó a su manera.

Aunque pasó por diferentes etapas, De la Sota desarrolló una arquitectura de inspiración racionalista y de naturaleza abstracta muy en conexión con la obra americana de Mies van der Rohe y de otros emigrados europeos en Estados Unidos, con obras maestras como el Gobierno Civil de Tarragona (1957-1962) y el Gimnasio del Colegio Maravillas (Madrid, 1960-1962), considerado por el crítico británico William Curtis como el edificio más significativo de la arquitectura moderna española.

Fisac, por su parte, encontró su camino en una evolución desde el novecento italiano de la Universidad de Roma, pasando por un neoempirismo escandinavo, por registros claramente racionalistas "influencia del arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright", hasta un expresionismo que ha dejado huella en sus edificios de hormigón, con el que inició una fructífera relación experimental que le llevó a logros tan importantes como el Centro de Estudios Hidrográficos o la Iglesia de Santa Ana (Madrid), entre otros edificios religiosos. Ejemplos de su trabajo son el Teologado de los Padres Dominicos (Madrid, 1955), la Iglesia de la Coronación de Vitoria (1957) y el emblemático y ya desaparecido edificio de los Laboratorios Jorba (Madrid, 1968), conocido como "La Pagoda".

A través de más de 500 documentos (dibujos, maquetas, fotografías, muebles y objetos), la exposición hace un extenso recorrido por la vida y la obra de ambos maestros de la arquitectura moderna española. La muestra se divide en tres secciones diferenciadas. En la planta baja del Museo ICO, una línea del tiempo muestra los hechos más relevantes de la vida de Fisac y De la Sota y de la sociedad en la que les tocó vivir. En la entreplanta se pueden visitar y contrastar seis de los más significativos proyectos de cada uno de los arquitectos. Y por último, en la primera planta, y a modo de epílogo, destacan dos intervenciones realizadas ex profeso para esta exposición: una dedicada a Fisac realizada por Ramón Ruiz-Valedepeñas, Presidente de la Fundación Miguel Fisac; y otra dedicada a De la Sota, realizada por el artista David Bestué. Ambas aluden a los espacios de trabajo, viajes y otros aspectos que influyeron de modo importante en la forma de crear de estas dos figuras.

Como complemento de la exposición se publica un completo catálogo en colaboración con La Fábrica Editorial.